martes, 16 de septiembre de 2014

Creer o no creer




A veces necesito oírte decir que me quieres, que me piensas, que nunca te irás. Creo escuchar el eco de tu nombre llamándome en la ciudad. Pero no, no es el silencio el que me persigue, es el vacío que provoca tu ausencia, es esta distancia hostil que arranca llantos de mi garganta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario