martes, 16 de septiembre de 2014

Él


El viento ha barrido mi perfume, es otra esencia la que llevo en mi piel. Alguien me espera al final del camino, reconozco esa mirada, sabe hacerme temblar de emoción. En mí ya no existe el abandono. Brillan mis ojos, le conozco desde siempre. Se engrandece mi alma, pienso en las oportunidades, las siento palpitar dentro de mí. Sueño que él no se irá, que me esperará detrás de la luna, y se quedará viviendo en mis ojos. Que amará este cuerpo, y tatuará las palabras que no se atrevió a decir. Después miraremos al infinito, cantará muy bajito para que yo me duerma en su boca. Nacerán mariposas en mi lengua para aletear sobre sus dientes y permitirme conocer el sabor de su deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario