lunes, 22 de septiembre de 2014

Melancolía





Vinieron las tristezas

 Los desajustes,

 Tormentas de promesas,

 Incansables horas de vigilia.

 El abismo de romperse,

 El silencio convertido en infierno,

 Horizontes lejanos,

Brisa atrapada en una brújula.

Una solitaria que bebe los abandonos

Pero que colecciona esperanzas.


Ignora el poder de una lágrima.

Anhela el olor de la vieja camiseta de amores tempranos,

Sus libros, las calles, los edificios,

El sol y su escondrijo.

Es un pájaro que vuela y no encuentra.








2 comentarios:

  1. el amor crece como la flor llena de sarmientos y estos tuyos son unos cálidos pensamientos. mi saludo y un placer leerlos.

    j.r.

    ResponderEliminar